....
....
....

miércoles, 9 de septiembre de 2009

De filete.

Silencios. Me gusta la gente que pasea descalza entre silencios y que por el camino observa, escucha, toca, lame y piensa.


El Martes me pasé la tarde observando a esta niña.

Se llama Vega y camina por el mundo pensando más de lo que habla.

Cuando se observa con detenimiento a alguien así, llega un momento en el que uno se pregunta:




¿Le cundirá todo esto que está procesando ahora cuando tenga mi edad?

No tengo ninguna duda de que sí.

¿Querrá a alguien o es tan independiente que nunca necesitará comunicarse ni mirar a nadie a la cara?

La respuesta a esta pregunta llegó sola cuando la oí decir las dos únicas palabras que salieron de su boca en toda la tarde:

-De filete.

Respondió a su abuela cuando esta le preguntó de qué quería el bocadillo, con una claridad que me sorprendió, porque yo aún no sabía ni cómo era su voz.







Dos palabras sencillas pero...

...¿Su mirada?

La mirada que lanzó a su abuela al pronunciarlas,
me dejó claro todo lo que Vega puede querer y todo lo que es y será capaz dar.








4 comentarios:

Ana A. dijo...

¿querrá a alguien o es tan independiente que nunca necesitará comunicarse ni mirar a nadie a la cara?

Creo que las personas realmente independientes son precisamente las que "de verdad" saben querer, comunicarse y mirar a la cara, creo que las personas independientes son quienes mejor saben querer y esta niña, por su mirada y forma de saber y pedir lo que quiere, parece ser una de esas personas :D

Besoslindo

Hache dijo...

Es mejor mirar, la mirada no miente. Las palabras, mucho. Pero no todo el mundo sabe mantener la mirada. Vega sí.

Preciosas fotos ...

:-)

raquel dijo...

Vega llegó, vió y venció. No sólo nos conquistó por su preciosa cara angelical, sino que consiguió el primer puesto, cuando su sitio lógico hubiera sido el séptimo, con esos silencios y esos hoyuelos en los mofletes ha conseguido que en lugar de ser una seria competencia para sus seis hermanos y primos, sea la "protegida" a la que besan, cogen y prestan sus servicios.
Buena observación Santico, habla poco, tiene claro lo que quiere y se busca la vida para conseguirlo, sin hacer mucho ruido. Si, también es muy independiente, sigilosa como una hormiguita va metiendo todo lo que le interesa en sus bolsos y así va haciendo acopio de sus tesoros. Supongo que todo eso que guarda será su futuro, (ya sabes el que habla siembra y el que escucha recoge).
Vega te clava la mirada con esos ojos que tienen el color del mar, del cielo despejado, de los sugus azules (tú ya me entiendes) y ya te ha ganado el corazón, por eso habla poco porque no le hace falta hablar más, ella es nuestra "galletita".
Gracias Santicobo, porque tus palabras reflejan tu espíritu observador, pero sobre todo tu espíritu cariñoso, familiar y calentuco.
P.D. ¡¡Los ojos que tú ves no son ojos porque tú los mires, son ojos porque te ven!!
Se te quiere.

Efren (a.k.a. Ludovico) dijo...

son fotos de verano. super bonitas