....
....
....

miércoles, 30 de marzo de 2011

Pequeñas Grandes Cosas (3/menguando)


Tendría 6 años cuando empecé a dejarme señales. Eran pequeños mapas. Tomé la idea prestada de Garbancito, que dejaba un rastro de miguitas de pan para saber regresar.

Yo, en realidad, no quería saber regresar a ningun lugar del mundo, sino a un lugar de mí.
A mi niñez.

Así que, escondí un tarro con la esencia de mis sueños, angustias, deseos, ideas, miedos, ilusiones y motivaciones infantiles, en un rincón secreto.
Para no olvidarme, dejé el mundo lleno de pistas, indicándome cómo llegar hasta él.

Y es que, cuando me hago pequeñín, cambian los sabores, los sonidos, las texturas, la lógica... ...cambia la óptica. Y el mundo tiene mucho más sentido.

Cuando me hago pequeñín, la esencia de las cosas y las personas se destila para mí y se cuela por todos mis sentidos.

2 comentarios:

L. Holden dijo...

Tienes un espacio delicioso.

Laira dijo...

Realmente bonito, me encantó.
Si quieres échale un vistazo a este blog y no te olvides de sonreír.
http://lairaconira.blogspot.com/