....
....
....

domingo, 15 de febrero de 2009

Pequeño caos armónico.








Es curioso, a veces la armonía depende de que alguien, uno de esos pequeños dioses, motores del mundo, ordene ciertas notas y evite la disonancia.

Algunas de esas notas están camufladas en la partitura y solo ellos las perciben.

Cogen el lápiz de su oreja, las marcan, las recolocan entre las líneas adecuadas y así mantienen el caos armónico necesario para que los carruseles sigan dando vueltas.

2 comentarios:

maraña dijo...

Jo, hay una historia enorme detrás de esos trse parrafitos.
Besos

Mela dijo...

Me levanté a ordenar ese caos y sí ... descubrí que es armónico! Y la vida gira! Muacc