....
....
....

viernes, 16 de octubre de 2009

Peticiones de Vida.


A menudo tropiezo con viejos objetos que tienen el poder de trasladarme en el tiempo. Pierden mi mirada, por un rato, en un camino de recuerdos, normalmente hasta que alguien se me acerca y me dice:
-¡¡Sh, Sh... ey Santi!! ¿dónde andas perdido?.



Una fábrica abandonada, un piano desdentado, olores a pegamento, madera caliente, escuela, hierba recién segada... ... o un viejo balón solitario.

Siempre que viajo sobre uno de esos recuerdos, en algún momento, cierro los ojos trantando de hacer inventario de sensaciones y esa es la estación más intensa de mi pequeña peregrinación en el tiempo.

Hace unos días pensaba en el valor de los recuerdos y lo veía como pasear por un museo mirando cuadros que ya están pintados, es una experiencia gratificante visual e incluso emocionalmente, pero son cuadros terminados a los que solo podemos mirar, copiar o tratar de aprender, pero sobre los que ya no podemos influir de ninguna manera.

Ese día bu
scaba la forma de expresar qué es lo más "chulo" que le puedes pedir a una persona y, envuelto en estos pensamientos llegué a la conclusión de que lo más intenso y hermoso que alguien me puede pedir es:


Colorea mi memoria



La memoria solo se puede colorear desde el presente, cuando el lienzo está en blanco.


1 comentario:

marina dijo...

coloreamos ahora....
con un abrazo luminoso...!

incluso,
si el lienzo está impregnado de colores, siempre podemos pintar encima y crear un nuevo paisaje... :-)