....
....
....

viernes, 22 de agosto de 2008

Equilibrio.








Equilibrio. Esa es la palabra que me saca esta foto.

El que hace ese barco solitario sobre el horizonte.

Siempre vi ese horizonte como la frontera entre dos mundos, el que vemos y el que
imaginamos.

Fue chulo el momento de esa foto... por muchos motivos:

Esa raya horizontal que divide realidad e imaginación es uno de los rincones donde me
gusta acurrucarme.

Cuando trato de recrearme en un momento, hago inventario de sonidos y, de ese día, recuerdo el sonido de las olas, tranquilas (este verano los surfistas se han dedicado a pescar), susurrantes, acercándose a mis pies descalzos y tratando de acariciarme con su transparencia espumosa, fresca y salada, una pequeña barca a motor, que avanza lenta con su ... po po po po po po po po po po po po po po po po ... y como único tripulante y capitán, un viejo con boina se lía un cigarro sin saber que yo le estoy mirando y que, desde la playa, veo que está cantando solo. Por último, mi inventario de sonidos termina con unas gaviotas que observan la escena desde lo alto y que se alejan hacia el puerto comentando entre ellas lo que hay detrás del horizonte que, desde su altura, se ve con claridad.

Me gusta la soledad serena que me transmite ese barco. A menudo cojo su timón a la luz perezosa de las 07h de la mañana en los veranos del norte, me asomo a la cascada que hay al otro lado de la raya que une cielo y mar y nunca acabo de entender:

"-Si este agua está cayendo constantemente del lado que vemos hacia el lado que imaginamos ... ¿Cómo es que no acaba vaciándose el mar?-
Serán cosas de la luna me respondo, con ese tipo de respuestas que se da quien en el fondo no las busca, porque hay cosas que en sí mismas son mucho más grandes que su explicación... no necesitan explicarse.

Fue chulo apretar el botón de una máquina prestada y colar tras un objetivo amigo este momento.

6 comentarios:

Hache dijo...

Hay días en que todo necesita explicación. Hay días en que nos creemos que el agua cae por el otro lado del horizonte.

Me gustan más los segundos .. pero no siempre elegimos.

Bitter dijo...

Ese objetivo te eligió a ti ese día, sin explicaciones ;)

eva dijo...

preciosa foto, además de equilibrio, tranquilidad, me encanta el mar.
Me gusta tu blog (y mi sugus favorito es el de naranja) un besito

[..La chica triste que te hacía reír..] dijo...

Sugus de piña. Me quedo con el de cereza, aunque me haya salido rancio a veces.

Creo que te visitaré...pero no solo por el sugus ;)

* Sine die * dijo...

El mar sabe regenerarse....además yo creo -en mi humilde y concienzuda opinión, eh?- que existe una maquinaria secreta en sus profundidades que va haciendo girar el agua y que funciona con pilas de sal....

:D

Me deslizo en ese horizonte...Equilibrio, sí. Equilibrio y mucha, muchísima armonía...

(Siempre me ha gustado especialmente masticar esa palabra..."armonía"....)

leo dijo...

Peazo foto. Dan ganas de estar en el barco, o detrás del objetivo, o justo en esa linea que no existe, esa que en la foto está difuminada (para que sigamos andando, o nadando...)
Un saludo.